Reseña
Descubre la Historia del Colegio Santa Catalina Labouré

El Colegio Santa Catalina Labouré tiene una historia rica y conmovedora, que ha sido recopilada a través de numerosos testimonios a lo largo de más de 75 años. Fundado alrededor de 1950, en una época marcada por la canonización de la "Santa del Silencio", Catalina Labouré, el colegio lleva su nombre en honor a esta figura inspiradora.

Inicialmente establecido por las Hijas de la Caridad, quienes tenían la misión de brindar educación a los más necesitados, el colegio recibió un terreno en donación gracias a Sor Matilde de Ossandón Caballeros, quien legó la propiedad en 1941. Desde sus inicios, el colegio ha seguido los principios fundacionales de San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, trazando con dedicación caminos de luz y amor en la educación.

A lo largo de los años, el colegio ha evolucionado significativamente. En 1965, se convirtió en la Escuela Técnica Femenina Santa Catalina Labouré, ofreciendo enseñanzas prácticas como Modas, Bordado, Repostería y Peluquería. En 1970, amplió su oferta educativa gestionando la enseñanza media, convirtiéndose en el Liceo Catalina Labouré en 1972.

En 1992, las Hijas de la Caridad decidieron retirarse para enfocarse en otras de sus obras, confiando la dirección del colegio al Arzobispado de Santiago. Tras ocho años, retomaron la gestión en 2001 con un nuevo enfoque bajo la dirección de un equipo mixto de religiosas y profesionales laicos, comprometidos en revitalizar el carisma vicentino.

Desde mediados de 2004, el colegio ha implementado importantes transformaciones educativas, incluyendo la jornada escolar completa (JEC) y la construcción de nuevas instalaciones. Hoy en día, el colegio acoge a aproximadamente 1100 estudiantes, ofreciendo una educación integral y cristiana, enfocada en valores que preparan a los estudiantes para la vida y el servicio a la sociedad.

El Colegio Santa Catalina Labouré forma parte de la red de colegios de la Compañía de las Hijas de la Caridad de Chile, ubicado en la comuna de La Reina. Con un equipo de alrededor de 90 profesionales dedicados, el colegio ofrece una variedad de programas académicos y extracurriculares para desarrollar las habilidades y talentos de sus estudiantes.

La historia del colegio continúa siendo construida día a día gracias al compromiso y la identidad de todos los que conforman esta comunidad educativa, manteniendo vivo el legado de Santa Catalina Labouré y su llamado a "Amar, Servir y Ser Feliz".

ACTUALIZANDO FOTO
Entorno a nuestro establecimiento
ACTUALIZANDO FOTO

El Colegio Santa Catalina Labouré ocupa una posición privilegiada en La Reina, específicamente en un dinámico sector comercial cercano a Plaza Egaña, situado en la intersección de la calle Dr. Genaro Benavides y la Avenida Ossa.

Este lugar se distingue por su activo tránsito vehicular y su excelente accesibilidad, siendo servido por las estaciones de metro Plaza Egaña y Simón Bolívar, ambas ubicadas a poca distancia. El colegio se beneficia de su proximidad a importantes instituciones locales como la Parroquia Natividad del Señor, la Tercera Compañía del Cuerpo de Bomberos, el cine Cinépolis y el centro comercial Mall Plaza Egaña. Estas facilidades no solo enriquecen el entorno inmediato del colegio, sino que también ofrecen a los estudiantes y sus familias una amplia gama de servicios, actividades culturales y recreativas.

Este entorno dinámico y bien conectado no solo mejora la experiencia educativa en Santa Catalina Labouré, sino que también proporciona un ambiente propicio para el crecimiento académico y personal de los estudiantes, asegurando un acceso conveniente a recursos comunitarios y oportunidades enriquecedoras dentro de la comunidad.